top of page

Observa lo bueno en las personas y lugares que te rodean.

¡Recuerda que sentir gratitud por lo que tienes es el mejor punto de partida para mejorar tu bienestar!

En el camino hacia un bienestar mental óptimo, recuerda que es tan esencial eliminar las influencias negativas que afectan a tu mente como lo es sumar otras influencias más positivas.


Entre los perturbadores de nuestra salud mental más comunes están:

  • Pasar demasiado tiempo en redes sociales (equivocadas), que pueden hacer que nos comparemos con los demás o adoptemos las perspectivas de otros sin evaluarlas por nosotros mismos (aunque, con base en tu decisión de estar aquí, ¡está claro que estás leyendo el tipo de contenido correcto!).

  • Las noticias negativas, que parecen inundar el contenido en estos días.

  • Pasar demasiado tiempo con personas pesimistas, ambientes de trabajo negativos u otras situaciones que nos hacen sentir ansiosos, estresados o mal con nosotros mismos.

  • Permitir estancarnos en el arrepentimiento, en lugar de emplearlo como guía para tomar decisiones más positivas y satisfactorias. (¿Recuerdas la historia que compartí sobre Steven Callahan en el vídeo de ayer? Sobre un hombre a la deriva en una balsa salvavidas durante meses, azotado por los elementos y a punto de morir de sed e inanición, pero lo que más le molestaba eran los remordimientos que tenía sobre su vida).



El asunto es que no podemos cambiar nada de nuestro pasado. Está hecho. Pero SÍ podemos permitir que nuestras experiencias, emociones y arrepentimientos nos aporten información para tomar mejores decisiones en el futuro.



Comencemos revisando tus objetivos para mejorar tu bienestar mental.

¿Crees que estos objetivos están dentro de tus posibilidades? ¿Son específicos y manejables? Piensa en cómo los pondrás en práctica, empezando hoy mismo:

  • Escribe una lista de acciones ESPECÍFICAS que puedas llevar a cabo para lograr tus objetivos. Si estás comprometido a concertar una cita con un terapeuta, dedica hoy un tiempo para investigar sobre terapeutas, pedir referencias a amigos de confianza o concertar la primera cita. Si decides empezar a meditar a diario, configura un recordatorio en el calendario y busca diferentes aplicaciones de meditación. Sea cual fuere tu objetivo, ¡da el primer paso!

  • Conéctate con otras personas para hablar de tus objetivos de la forma que te resulte más cómoda. La calidad de nuestro sistema de apoyo puede marcar una enorme diferencia en nuestro progreso.



Recuerda: la vida es desordenada a veces. Todos experimentamos tristeza, estrés y miedo (escribí mucho sobre este tema en mi libro El miedo no es una opción, y volveremos a hablar de los miedos en los 30 días de Life Audit); lo que importa es la manera en que manejamos estas emociones.

Y en última instancia, ¡la decisión siempre está en nuestras manos! ¡Podemos quedarnos estancados en el lodo o avanzar y aceptar el desorden!






1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page