top of page

Como adulto, nadie va a intervenir para decirte que te cuides.



Como haz comenzado a abrir los ojos hacia donde necesita prestarse más atención y cuidado, hoy quiero que pienses en cómo puedes ser mejor padre por tí mismo. Para enmarcar nuestro trabajo, considera la famosa cita de Hillel: “Si no soy para mí, ¿quién será para mí? Si no soy para los demás, ¿qué soy? Y si no es ahora, ¿cuándo?

Por supuesto, no podemos ser SOLAMENTE para nosotros mismos, pero para brindar lo mejor de nosotros a los demás, primero debemos estar en nuestro mejor momento. Después de todo, no podemos dar lo que no tenemos. Nuestro trabajo, enseña la Kabbalah, es transformar el Deseo de Recibir para Sí Mismo en el Deseo de Compartir. Pero no podemos compartir nada si negamos por completo nuestro Deseo de Recibir. Debemos mostrarnos por nosotros mismos si deseamos mostrarnos también por los demás.

Ayer les pregunté qué significa ser un buen padre. ¿Qué dice o hace un buen padre? ¿Cómo apoyan a sus hijos en diferentes escenarios? También te pedí que prestaras atención a los matices de tus sentimientos durante un día (o semana) promedio y dónde podrías necesitar más atención o cariño.

  • Veamos dónde Te sientes estresado o necesitas apoyo.

¿Dónde están esos "puntos negativos" que discutimos ayer? ¿Hay lugares en los que te sientes gravado, estresado o comprometido de alguna otra manera? ¿Tienes demasiadas obligaciones en tu calendario? ¿Estás jugando al terapeuta de un amigo de una manera que agota tu energía? ¿Hay alguna otra área de tu vida que te sientas desequilibrado, como tu trabajo, las demandas del hogar u otra cosa? Y (tomando nota de nuestro trabajo de bienestar mental), ¿te estás castigando de formas improductivas?

Escribe una lista de estas 3 áreas de enfoque que necesitan cambios. Utiliza ejemplos específicos y escenarios reales. (Cuanto más específicos seamos, mayores serán nuestras posibilidades de lograr el cambio).

  • Ahora pensemos en cómo un padre cariñoso apoyaría a su hijo en esos escenarios. ¿Haces eso por ti mismo?

Piensa en cualquier cosa que hagas para ser ese “buen padre” para ti mismo. Por ejemplo, ¿das un paseo cuando necesitas un descanso del trabajo? ¿Estás dedicando tiempo a tu horario no solo para hacer ejercicio, sino también para pasatiempos e intereses? ¿Estás eligiendo rodearte de personas positivas, edificantes y solidarias siempre que sea posible?

Escribe en un diario 1 o 2 nuevas formas en las que podrías apoyarte a través de las áreas que mencionaste anteriormente. Escribe una lista de 1 o 2 formas positivas en las que ya te apoyas, reconociendo lo que quieres aumentar en tu vida.

Estamos haciendo nuestra mejor auto-crianza cuando somos amables con nosotros mismos... cuando dejamos de sentirnos mal con nosotros mismos por cualquier cosa que pensamos que hicimos o dijimos mal... cuando nos perdonamos a nosotros mismos y avanzamos con una nueva comprensión de quiénes queremos ser.

Guarda tus respuestas en algún lugar donde las veas a lo largo del día. Has dado un gran salto para convertirte en tu mejor padre. ¡Felicidades!






1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page