top of page

5 Pasos para la Autoexploración de Mama

PASO 1 Observación de los pechos

  • Colócate delante de un espejo y eleva tus brazos por encima de la cabeza. Observa con detenimiento ambas mamas en busca de cualquier alteración que te llame la atención, como la formación de hoyuelos (depresiones en la piel), zonas enrojecidas o con algún tipo de alteración en la piel como sarpullidos.

  • Observa también tus pezones para detectar cualquier posible cambio, por ejemplo, en la coloración o si estos se muestran ligeramente hundidos.

PASO 2 Exploración del pecho de pie

  • Baja uno de tus brazos mientras mantienes el otro por encima de la cabeza.

  • Explora con las yemas de los dedos de tu mano el pecho contrario. Con movimientos suaves y circulares, recorre toda la superficie del pecho con el fin de detectar cualquier masa, bulto, o punto doloroso.

  • Una vez que acabes, haz lo mismo con tu otro pecho, elevando el brazo correspondiente y palpando con la mano contraria.

PASO 3 Examina tus axilas

La zona del pecho cercana a la axila es una zona especialmente sensible en la que suelen encontrarse un mayor porcentaje de bultos, por lo que es importante que no te saltes este paso y te tomes tu tiempo para examinarla.

  • Con la mano correspondiente al lado del pecho que vas a examinar elevada por encima de tu cabeza, explora con las yemas de la otra mano tu axila en busca de bultos o masas que pudieran llamar tu atención.

  • Haz lo mismo con tu otro pecho.

PASO 4 Examina tus pezones

La secreción de cualquier tipo de líquido a través de tu pezón (sangre, liquido amarillento o transparente etc.) , puede ser indicativo de la existencia de un problema. Por eso, debes pellizcar con cuidado el mismo para comprobar que todo esté en orden.

PASO 5 Observación del pecho acostado

Para que la exploración sea completa debes examinar tus mamas también en la posición acostada.

  • Para una correcta colocación deberás colocar el brazo correspondiente al lado de la mama que vas a examinar debajo de tu cabeza, con una almohada colocada bajo tu hombro.

  • Debes explorar tus mamas y axilas de la misma forma que lo has hecho de pie: con la yema de los dedos y en movimientos suaves y circulares.

¿Cuándo debo acudir al médico?

Si durante tu exploración encuentras cualquier anomalía es importante que conciertes una cita con tu médico, para que evalúe el caso y, si así lo requiere, solicite pruebas de diagnóstico como ecografía, mamografías etc.

Los cambios más habituales que pueden notarse al hacer una palpación mamaria son:

  • Cambios de color o de textura (similar a la piel de naranja) en el pecho o alguna de sus zonas.

  • Aparición de bultos o depresiones en el pecho.

  • Excreción de líquidos del pezón.

  • Dolor al palpar la mama en algún punto concreto.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page